Un año en ruta

Parece ayer cuando salí con Pupas desde Dublín. Desde ese 10 de marzo del 2015 hasta hoy han pasado 365 días, un año desde que emprendí físicamente lo que parecía imposible hacer. ¡Pero nada es imposible! O casi nada, mejor dicho.

Hoy hace un año en el calendario, aunque para mí no es un año entero viajando, pues han sido 4 meses los que he estado parado en diferentes lugares por diferentes motivos. Pero me apetece celebrarlo de todas formas, porque después de todo, es la fecha donde realmente me deshice del área de confort para vivir esta gran aventura. Así que sin más preámbulos, os explicaré como ha sido mi última semana de este primer año en la vuelta al mundo a la velocidad de los caracoles.

Un paseo por la nieve

cicloturismo-banco-descanso

Me despedí de Magda y de Wroclaw el domingo. El tiempo decente, por aquí no hace calor como es de suponer, pero era soleado y eso se agradece. Porque era el último día que vería el sol esta semana. No era consciente de ello, por eso me entretuve saliendo tarde en Wroclaw, pero mereció la pena.

cicloturismo-camino-santiago

Después de un día de viaje tranquilo, decidí acampar en un bosque al lado del Camino de Santiago. ¡Parece que estoy de peregrinaje en vez de estar dando la vuelta al mundo! El lugar era muy tranquilo, con algún que otro ciervo que paseaba alrededor mío sin dejarse ver. Pero a la noche empezó a llover… o eso era lo que yo creía.

cicloturismo-descansar-nieve

¡Genial! Todo blanco, hasta el hornillo que me deje en el exterior. Me costaba conocer que el bosque que tenía enfrente de mi era el mismo que el de la tarde anterior. Todo había cambiado y salir del bosque fue una odisea.

cicloturismo-nieve-esfuerzo

Pero me esperaban tres días de nieve. El lunes no tuve problemas, solo el frío esperado. Durante el día no nevó así que me permitió hacer algunos kilómetros y dirigirme a Antonin, Pueblo que me hizo gracia el nombre por la similitud a Antonio, así se llama mi abuelo J Avancé unos 10 kilómetros más y volví acampar, esta vez en un campo de cultivo. No sabía si volvería a nevar y no me apetece estar debajo de un árbol, vaya que decida romperse por el peso de la nieve.

cicloturismo-acampar-invierno

Trucos para acampar en nieve

Para los que jamás habéis acampado en nieve os paso unos trucos sencillos.

  • Buscar un escampado sin arboles. No confiéis en la protección del bosque cuando nieva, puede romperse alguna rama encima de la tienda por el peso de la nieve.
  • Limpiar y quitar toda la nieve que puedas en el lugar donde vas a poner la tienda de campaña. Al poner la tienda de campaña encima de la nieve, esta se desacera y no sabes que puede haber abajo.
  • No os preocupéis por la nieve acumulada encima de la tienda de campaña, cuanta más nieve más calentito se está adentro pues la nieve siempre está a 0 grados, es decir más caliente que el exterior, aunque vigilar que el exceso de peso no perjudique la tienda de campaña.
  • Hacer un muñeco de nieve.

De vuelta al camino

Después de quedarme un día entero en aquel lugar alejado de la mano de dios, volví a coger a Negrita, que parecía más blanquita que negrita la pobre, y abandoné el campo en dirección a otro lugar que me salía en el mapa del GPS. Lo siento mama, esto es lo más parecido a tu nombre que he encontrado.

cicloturismo-magdalenow

Venía de Wroclaw, un lugar que actualmente es capital de la cultura y me dirijía a la tercera ciudad más grande de Polonia. El principal motivo para llegar a este lugar, era la visita de un amigo que no le veía desde Dublín. Y gracias a Dani y sus compañeros de piso he conocido una ciudad, que sin ser tan bonita como Wroclaw u otras que haya visitado, tiene un encanto especial.

cicloturismo-lodz

Lodz se convirtió en la capital administrativa de Polonia cuando Warszawa (Varsovia) fue destruida en la segunda guerra mundial. También ha sido una de las mayores potencias en la industria del textil y se aprecian todos los edificios que una vez llegaron a ser el alma de la ciudad.

cicloturismo-lodz-street

Hoy la decadencia de la ciudad le da una imagen un tanto extraña. Por una parte, Lodz tiene la calle comercial más larga de toda Europa, más de siete kilómetros de calle con tiendas por ambos lados, aunque es en el centro de la calle donde la vía es peatonal y tiene más ambiente comercial. Por otro lado, la cantidad de fabricas abandonadas y edificios sucios y deprimidos hacen de la ciudad un contraste un poco peculiar. Se puede apreciar una cultura más “Underground”, las antiguas factorías las han habitado pequeños comercios y artistas decoran las esquinas de sus calles con galerías o murales. Aunque la palma de esta resurrección, se la lleva la Manufaktoria obviamente.

cicloturismo-manufaktura-lodz

También tiene el bosque urbano más grande de Europa, otra peculiaridad de la ciudad. Altamente recomendable.

Gracias a todos

Mis compis del curro :)

Para terminar quiero agradecer a todos los que habéis estado a mí lado durante este primer año. Son muchas las personas que me han ayudado en el transcurso de esta pequeña odisea y no hay palabras para agradecer tanta ayuda, sobre todo a todos los que me ayudan día a día, acogiéndome en sus casas y compartiendo sus vidas conmigo, es un honor. Y por último a mis padres y mi hermana, que son los que sufren todos los días por esto. ¡Muchísimas gracias a todos! Juntos conseguiremos darle la vuelta al mundo 🙂

cicloturismo-manel

2 Respuestas a “Un año en ruta”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.