Vlog #5 – Pedaleando hacía la primavera

Vídeo

Después de mucho tiempo sin «vídeo-bloguear» vuelvo a la carga con mucha chicha. Desde Alemania hasta llegar a Riga he tenido que viajar por toda Polonia y Lituania… más que un Vlog es un documental.

Recordaros que comprando camisetas o cualquier producto con el logo de «La vuelta al mundo a la velocidad de los caracoles» donaré el 50% de los beneficios a Save the Children, estaremos ayudando a que muchos sueños se hagan realidad.

banner camiseta alargado

Reencuentro con la carretera

Se me ha acumulado esta semana el trabajo, ¡y no fue por la falta de tiempo! Después de dos semanas de parón en Lodz donde intenté conseguir mi visado ruso y mejorar diferentes proyectos sobre mi blog y el viaje me di cuenta que me fui sin hacer un resumen de cómo me había ido mi estancia en casa de Dani y cia. No he explicado cómo me fue en la capital de Polonia ni lo que hice en Cracovia. Todo al final ha sido muy rápido, pero aquí haré un pequeño resumen de lo que han sido ¡tres semanas de lo más productivas! Continue Reading

Un año en ruta

Parece ayer cuando salí con Pupas desde Dublín. Desde ese 10 de marzo del 2015 hasta hoy han pasado 365 días, un año desde que emprendí físicamente lo que parecía imposible hacer. ¡Pero nada es imposible! O casi nada, mejor dicho.

Hoy hace un año en el calendario, aunque para mí no es un año entero viajando, pues han sido 4 meses los que he estado parado en diferentes lugares por diferentes motivos. Pero me apetece celebrarlo de todas formas, porque después de todo, es la fecha donde realmente me deshice del área de confort para vivir esta gran aventura. Así que sin más preámbulos, os explicaré como ha sido mi última semana de este primer año en la vuelta al mundo a la velocidad de los caracoles. Continue Reading

Wroclaw, capital de la cultura 2016

Abandoné Dresde temprano con copos de nieve. Mi próximo destino era Wroclaw o Breslavia, como queráis decirlo. Llevo semanas que soy incapaz de pronunciar los nombres de los pueblos y ciudades y encima, para mejorar mi comunicación me encuentro con una ciudad con dos nombres. ¡Manel el multilingüe!

La ruta parecía sencilla, 270 kilómetros con montañas bajas. Pero no tuve en cuenta el factor clima ni que el guionista de la historia estuviese gracioso para esta semana. El primer día parecía que iba a ser productivo, a las 9:30 de la mañana ya llevaba 23 kilómetros, así que decido hacer una parada para tomar café y entrar en calor que estaba helado. A las dos de la tarde aún llevaba 23 kilómetros en el marcador… ¡con que iba a ser productivo! Le dedique el tiempo extra en el café y al salir ¡pinchazo! Y encima en la rueda delantera, la «anti-pinchazos». Por suerte los alemanes me entretuvieron con cafés, charlas y risas ¡y yo que con poca cuerda ya me pongo hablar! Así se me paso la mañana. Continue Reading