La ruta de los tres países

Mi paso por la capital de Holanda fue breve pero intenso. Me despedí de Mieke y su compañera de piso el viernes y me quede en su casa una noche más para poder tener dos días completos en Ámsterdam y salir el sábado. No me siento muy bien, creo que me resfriado._DSC4684.ARW

_DSC4879.ARWÁmsterdam se merece un post solo para ella, pero mi viaje es largo y no tengo tiempo, y porque no decirlo, energía al terminar el día. Llego a Rotterdam esa misma noche, intento probar suerte como he hecho en Inglaterra o Irlanda para pasar la noche, pero no tuve suerte. Por primera vez en mi vida como viajero y como persona me encuentro con personajes (por no llamarlos de impresentables) que al intentar hablar con ellos te dan la espalda, literalmente. He de decir que me ha pasado pocas veces en total, entre 5 y 10 repartidos entre Holanda y Bélgica, no me había pasado jamás en mi vida y realmente estoy bastante impresionado con la actitud de estos individuos. De todas maneras, y a pesar que la zona donde los he encontrado es reducida no llegan ni al 1% de todas las personas con las que he hablado y relacionado.

Paso la noche como puedo en Alexandrum shopping centre y visito Rotterdam al día siguiente. Como ciudad me gusta más Ámsterdam, mantiene una arquitectura más auténtica y los barrios se notan más antiguos. Pero claro, todo tiene su explicación. Rotterdam fue destruida en la segunda guerra mundial y por eso sus edificios son tan modernistas. Como ciudad si os gustan las ciudades tipo New York o Frankfurt, con rascacielos de cristal, Rotterdam es la recomendada.

Felicito a mi hermana que era su cumpleaños y empiezo a tirar dirección _DSC4935.ARWsuroeste. Tengo en el mapa tres puentes y un ferry para pasar el conjunto de islas. Consigo pasar dos ese mismo día, pero el segundo en vez de un puente en realidad es un montículo enorme de arena donde las autocarabanas paran a ver la puesta de sol. En ocasiones pienso en que viajar en autocarabana es mucho más fácil, tienen un montón de sitios donde apalancarse y pasar la noche. Llego a Renesse y empiezo a buscar lugar donde dormir. Es muy tarde y temo que no lo consiga pero al final la familia de Martina me acogería.

Continuo la ruta al día siguiente, paso por la iglesia de Saint Jacob (Santiago) consejo de mis dos nuevos amigos y me hago foto oficial al lado de la señal de Santiago a 2500km. Los días pasan sin problemas, son soleados pero hace frío. Viajar por Holanda es facilísimo, todo súper llano y casi siempre recto al lado de un canal… canal… recto… recto… canal… empiezas a contar los árboles para no caer en un eterno aburrimiento, entonces de das cuenta que este canal recto tiene menos árboles que el otro canal recto así que… ¡JODER! ¡Te estas volviendo loco Manel! Fuera bromas, estos dos países son muy recomendables, pero difíciles de mantener un ritmo elevado ya que son demasiado mentales. A mí me va mejor entre montañas… ¡Como las cabras!

Llego a Bélgica donde me acogen la familia de Matilde. Es impresionante conocer gente tan buena por el mundo. Bélgica fue un paso muy rápido, tanto que me la pase ¡en un día! No me lo podía creer. Acababa de visitar Brujas, una ciudad suvenir donde cambie el neumático trasero por peligro de reventón. Y por la tarde, para dormir, ya estaba en la frontera con Francia. De todas formas diré que es un poco más difícil que Holanda, pero continua siendo un país perfecto y por suerte ¡con menos canales!

_DSC4970.ARW

En la entrada de Francia comenzó el calor y con él mis energías. Sera por un sol que calienta pero aquí, a pesar que apenas hablan inglés, me siento mejor. El resfriado que llevaba en los países vecinos se ha ido y ya puedo respirar mejor. La costa francesa hasta llegar a Calais es prácticamente igual que Bélgica, toda llana. Pero al pasar Calais la cosa cambia…  un sube y baja constante me hace sudar la gota gorda.

Durante todo el viaje no había tenido problemas mecánicos, tampoco se11160003_870944832972433_4702667715157042645_n puede decir que fuese un gran problema, pero después de 1404km he conseguido mi primer pinchazo. Toda una odisea descubrir que has pinchado después de comer. Rueda trasera… imposible reparar sin desmontar todo el equipaje. Tardo dos horas entre desmontar, reparar, volver a montar y buscar un taller o gasolinera donde tenga compresor e hinchar la rueda a la presión precisa. Reparado el problema continúo por el vaivén de montañas y viento en contra. Creo que han sido los días más duros físicamente que he tenido. Pinche un domingo, viaje “normal” a pesar del viento el lunes y martes por la mañana pinchazo en la misma rueda… Por algún motivo se movió la cinta que protege la cámara con los tornillos de los radios, lo incomprensible es que pinchara un día después y no inmediatamente…

_DSC5125.ARWDomingo… Todo cerrado, consigo una gasolinera con compresor en el taller que por suerte el hombre abrió para mí. Continúo mi ruta dirección Le Havre. Consigo llegar medianamente rápido. Sobre las cuatro estaba buscando como acceder al puente de Normandía pero sin éxito. Tenía 43km en el marcador y llegaron las seis de la tarde con 65km y sin éxito. No sé cuántas vueltas le di al puñetero puerto pero al final me rendí y me fui a la comisaria a ver si me dejaban pasar la noche allí y continuar al día siguiente con más ganas. Pero los servicios públicos, a pesar de encontrarme con buena gente con ganas de ayudar, no sirvieron de mucho… ¡bueno si! Me enseñaron exactamente el camino para poder acceder al puñetero puente de Normandía y probar suerte en Honfleur, pueblo aparentemente más rural y con mayores posibilidades para mí.

Ya me veis, después de una hora y pico que perdí allí pedaleando en dirección, otra vez, al “famoso” puente. Me deberían de pagar por tanto empeño. Llego al puente sobre las 8:45, ya está anocheciendo. El puente, eso sí ¡espectacular! Sobre todo por la tremenda subida que tiene. El sol comenzó a ponerse cuando comenzaba a subir… el sol ya no estaba al llegar arriba del puente… ¡Que yo me entretuviera haciendo fotos no tiene nada que ver!

Por cierto, puente gratis para peatones y ciclistas. Llegue a la otra parte de noche casi. Veo una nave muy similar a un granero y me dirijo allí por un camino de cabras. Al llegar, y a pesar de que el olor me lo estaba diciendo hacía un rato, descubro que es una planta de reciclaje… de las cloacas ¡Que peste! Salgo pitando de ahí  y llego a una zona un poco más alejada. No hay nadie ni nada al lado… solo yo, un campo y ¡El puente de Normandía! ¿Se puede pedir más?_DSC5134.ARW

Vuelta a la ruta, llego a Caen. Otra ciudad turística con castillo… bueno solo queda sus cimientos pero es muy recomendable. Gerard, el hombre que me acogió ese día en su jardín, me dijo que me quedaba 100 kilómetros para Mont Saint Michel. Yo le dije que llegaría en dos días, voy haciendo unos 85km diarios así que teniendo en cuenta las montañas no lo veía viable… ¡pero ese día comencé a pedalear muy pronto! Eran las 6 de la tarde y estaba a 20km del castillo. Ya creía que había hecho todas las subidas posibles pero no, en Avranches aún me quedaba la última… siempre hay una más.

Todo para cumplir con un último sueño, ver Le Mont Saint Michel al anochecer ¡y lo conseguí! Soy un hombre de retos, cuando más idiota sea el reto mejor. Me hice 110km por montañas solo para poder ver el anochecer allí, y el día me brindo un anochecer magnifico… no creo en las casualidades. Ni los problemas en Le Havre ni la capacidad de exprimir mi cuerpo cuando parecía que no podría hacerlo son casualidades. Hay un destino en todo lo que nos pasan y estos momentos de mayor aventura son el resultado y el premio de haber tenido el valor de seguir tu destino. Aunque para decir la verdad, si tu destino es esto te pasará hagas lo que hagas.

_DSC5170.ARW

Un abrazo a todos desde Le Mont Saint-Michel.

_DSC5188.ARW

PD: ¡Espero que el próximo post no tarde tanto en escribirlo!

Si os gusta lo que hago siempre podéis invitarme un café 🙂  Donar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.