El reencuentro con uno mismo

¿Vacaciones dentro de vacaciones?

Eso fue lo que sentí los seis días que pase en Edimburgo, unas vacaciones en toda regla. Vi la ciudad, descansé y visite un poco el norte. Las montañas, fiordos y como no podía faltar, el lago Ness. Por si vais a preguntar, creí que encontré el monstruo en la orilla del lago… ¡después me di cuenta que era solo mi propio reflejo!

El miércoles, día de mi partida, me despedí de Salva e Isa ¡Muchas gracias chicos por los días que me habéis regalado en vuestra casa! Salí un poco tarde de Edimburgo, para variar esto empieza a ser un hábito.

El recorrido es sencillo, la carretera que va a Newcastle es la A1 pero yo _DSC4420.ARWdecido seguir la costa, siempre que sea posible. Visite el castillo de Halles y el de Dunbar, ambos castillos son gratuitos. No hice muchos kilómetros, tengo que llegar a Newcastle el domingo y si corría llegaría el viernes noche, así que esta semana me lo he tomado con calma, mucha calma…

Descanse en la granja de William. Con acceso para hacer café en el cobertizo junto con las ovejitas. Al día siguiente conocí a su madre que me preparo un desayuno de reyes y a su mujer. Viajar así es lo que tiene, llegas al corazón de las personas y ellos llegan al tuyo. Es sin la menor duda lo mejor del viaje, conocer la cultura y las personas.

No suelo hablar de esto, ya que no me gusta mezclar la religión con mis viajes aunque persiga iglesias y mezquitas. Soy fan de su arquitectura y al final también son parte de la historia y la cultura. Pero empiezo a creer en algo, difícil de explicar en castellano pero fácil explicarlo en inglés. Para ellos dios y bien es muy similar. Dios es god y bien es good. Así yo explico cuando me preguntan que no creo en gods (dioses) pero creo en goodness of the people (la bondad de las personas). Así, podría decir que sí, soy creyente del bien del mundo y prácticamente me he encontrado una y otra vez ángeles que tienen el cielo ganado.

_DSC4448.ARWVuelta a la ruta, decido que tengo que ir aún más despacio. Sigo una ruta ciclista, la numero 76. No sé dónde va pero tiene la dirección que yo necesito y me aparta de la A1 que es la general y tiene mucho tráfico. Llego a Eyemouth y paro a comer en el puerto. Tengo refugio e internet al lado del Maritim centre. Conozco a Oliver que trabaja ahí y compartimos un buen momento de charla y café. Es un buen lugar turístico y está ya al borde de la frontera de Escocia con Inglaterra. Paso noche en la granja de Evan, otro buen hombre que tiene una mujer que hace pastelitos que están de rechupete.

Ir lento y solo a veces aburre, esta vez me dirigí a Berwick. Busque un castillo que ya no existe, en su lugar tenemos un parque conmemorativo con vistas a un puente que parece un acueducto romano pero es solo y simplemente para que pase el tren. Paro a comer y hablo con dos hombres, así se pasa bien el aburrimiento. Continúo mi ruta al sur unos pocos kilómetros y paro a descansar en otra granja. Me acogió la madre pero solo me acuerdo del nombre del hijo que hace triatlón, William. Me dejaron ducharme y me prepararon la cena y el desayuno del día siguiente. Sin duda, unos santos, les debo mil gracias y un perdón por mi falta de memoria con los nombres.

_DSC4457.ARWVuelvo a la ruta de la costa pero el día se levantó con mucho viento, tanto que en bajada no pasaba de 12km/h… no hablemos en las subidas o cuando el viento venía por el lateral. Decido que lo mejor es cambiar de ruta (una vez más por culpa del viento) e ir por la general, que está más en el interior y en teoría el viento debería ser menos fuerte… en teoría…

La A1 es una carretera general, similar a las nacionales que tenemos por España. Pero es prácticamente la única gran carretera que tienen entre Edimburgo y Newcastle. Inglaterra andan escasos de autopistas, por lo que te encuentras todos los camiones en los tramos nacionales. El viento continuaba siendo fuerte, muy fuerte. Por suerte hay un tramo de césped al terminarse el asfalto… el viento me echó literalmente de la calzada en un par de ocasiones… un camión fue el culpable de que me saliera una tercera vez ¡Putos camiones! Yo no es por quejarme, la culpa no es del camión. Las personas en general son buenas pero a menudo no tienen cuidado con lo que pasa alrededor del mundo. Se puede decir que el 80% de los camiones que me adelantaron, ni respetaron la distancia mínima de un metro y medio, ni aflojaron la velocidad… por lo que si el viento con el que ya estaba peleando desde hacía un buen rato me llevaba con un fuerte quebradero de cabeza ahora tenía que saber cómo calmar a Pupas cada vez que me adelantaba un camión o furgoneta. Parece mentira que los que representan que son los profesionales al volante sean los que menos respeten…

Consigo llegar a Alnwick. Lugar que me habían recomendado Salva y Lola._DSC4484.ARW La entrada al castillo eran unos 14 pawns y si lo visitas con los jardines 25… Salí por patas en busca de la oficina de turismo. Pedí consejo y me recomendaron los mejores lugares GRATUITOS para ver el castillo desde afuera. Sé que es para ayudar a mantener el castillo pero una cosa es ayudar otra cosa es convertir a algunos en personas aún más ricas.

Paso noche en una granja de caballos. Dormir en tienda tiene sus cosas buenas y sus cosas malas… fue una noche con viento y lluvia… hahahaha ¡me parto! El domingo al final llego y amaneció nublado y la tienda seca por el viento. La ruta a Newcastle fue sencilla hasta que perdí el contacto con el carril bici que me llevaba por Stannington. Encontré a un grupo de ciclistas llamados WATbike, me indicaron como llegar a la ciudad y de paso colgaron una foto mía en su página del Facebook. Llego a Newcastle lloviendo así que momento de café e internet en el Starbucks, necesitaba ponerme en contacto con Patrick, mi nuevo hostelero de Couchsurfing. Al final todo tiene solución y en la espera conocí a dos encantadoras policías que incluso se animaron a hacerse una foto al lado de Pupas.

_DSC4501.ARWMi estancia en Newcastle fue corta pero gratificante. Conocí gran parte de la ciudad y por la tarde fui corriendo al muro de Adriano ¡otro sueño cumplido! Mil gracias a Patrick y sus compañeros de casa, se agradece tener buena compañía.

Ahora me encuentro en el ferry dirección a Ámsterdam. Dejo las islas después de haber recorrido 833km y millones de aventuras. Conocido gente maravillosa y aprendido a valorar una ducha caliente.

_DSC4435.ARW

Un abrazo a todos y como siempre ¡mil gracias por leerme!

Si os gusta lo que hago siempre podéis invitarme un café 🙂  Donar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.